Leonard Cohen- Darkness

Hola amigotes, feliz Navidad a todos. En 2012 no ha terminado el mundo, y el invierno está siendo bastante agradable en general, el más cálido en años; al menos en Barcelona. Amables días de sol, banquetes navideños, regalos, podría decirse que todo va bastante bien… ¡Pero eso no es razón para no deprimirse! Para ayudaros a que la Navidad sea más tortuosa y solitaria que nunca, aquí os presento “Darkness”, la canción que estrenó Leonard Cohen el año pasado en su fabuloso disco “Old Ideas”. Si os portáis bien, quizá haya más traducciones de este cantante, sin duda una de las grandes voces del siglo XX, pero sobre todo el mejor letrista que he tenido el honor de escuchar. Dejad que os arrastre con su oscura voz de fumador a las cloacas más hermosas de la depresión.

Uno observa como las letras de este señor se han ido volviendo más sencillas con los años, por lo menos en su forma, nunca en su profundidad. Como poeta uno tiene bastante envidia de esto, parece que el camino hacia la madurez poética pasa por la desnudez y la sencillez de las palabras, dejando atrás los viejos artificios y perifollos para quedarse en la esencia. “Darkness” es un buen ejemplo de esto, Leonard Cohen tiene bastantes canciones sobre la depresión y la melancolía, pero pocas veces las ha depurado tanto, dejándola en la pura desnudez, en unas pocas palabras que- por sencillas- son más dolorosas y más lúcidas que nunca.

leonard-cohen

TINIEBLAS

Pillé tinieblas,
fue bebiendo de tu copa
pillé tinieblas
bebiendo de tu copa
te pregunté “es contagioso?”
tú dijiste “calla y bebe”.

No tengo futuro,
me quedan pocos días,
el presente no me gusta,
son sólo cosas por hacer,
pensé que el pasado duraría,
y la tiniebla también se lo llevó.

Debí verlo venir,
estaba justo tras tus ojos,
eras joven, era verano,
yo sólo debía zambullirme.
Conquistarte fue fácil
pero en tinieblas se cobró.

Ya no fumo cigarrillos,
ya no bebo alcohol,
no he tenido mucho amor,
eso siempre es cosa tuya.
Eh, pero no lo echo a faltar,
ya no me queda gusto para nada.

Solía amar el arco iris,
y solía amar la vista,
amaba los amaneceres,
imaginaba que eran nuevos.
Pero pillé tinieblas, amor,
y las pillé peor que tú.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: