Claudio the Timelord – Primera parte

Wow, hace mil y un siglos que no actualizo este blog. Ni siquiera es por falta de material, joder, es porque me pesa el culo. Uno tiene mil y una cosas que echar por ahí, pero al final la pereza es capaz de ganar a cualquiera. Me he propuesto darle un poco más de movimiento a No Soy Hamlet, a fin de cuentas uno quiere ser leído, y luego quiere ser rico y famoso y vivir para siempre en un jacuzzi de champagne francés. En fin, como aún me queda mucho trayecto para vivir en un alud de ofertas de dinero y sexo oral, empezaré enseñando algunos dibujitos que estuve haciendo este diciembre, mientras trabajaba de recepcionista nocturno en un hotel. Me despidieron. Aprendí la lección: una vez acabes el trabajo, haz algo decente y de gente normal con el tiempo que sobre. Lee el Marca. Envía fotos de tu pene a los chicos del Grindr. Mira las musarañas. Pero por el amor de Dios, que tu jefe no te vea nunca invirtiendo ese tiempo en algo creativo. Es muy poco serio, eso de ser creativo. Te hace destacar sobre la mediocridad e implica que, además de ser puto asalariado, también podrías ser persona más allá de la gigantesca máquina de producción. Quizá incluso eres capaz de pensar, y lo más probable es que no te guste tu trabajo. Pues claro que no, ¿a quién coño le gusta su trabajo?

Bien, terminado el lloriqueo de rigor, aquí las ilustraciones. Claudio es un personaje con cara de cuervo que llevo dibujando desde mi adolescencia. Por supuesto que su aspecto ha cambiado mucho desde entonces, y el personaje ha crecido conmigo… le he cogido un cierto cariño ya, aunque sea un miserable. Dado que soy un fan loco de Doctor Who, he considerado que sería divertido vestir a Claudio de todos los doctores. Este es el resultado:

1. Primer doctor: William Hartnell  (1963-1966)

first-doctor-unlockedEl primer Doctor tenía bastante mal carácter, aunque en el fondo tenía un buen corazón, como el abuelo de Heidi. Era un poco como el abuelo cascarrabias que cada niño desea tener. Para algunos frikis como Alan Moore, este es el único y verdadero Doctor, todo lo demás son malos substitutos.

Es el segundo dibujo del proyecto que hice, así que no tiene muchos lucimientos, me he limitado a lo más básico, su ropa victoriana y su posición cascarrabias sosteniéndose las solapas.

1488164_495533630566151_1585713365_n

2. Segundo doctor: Patrick Troughton (1966-1969)

second-doctor-unlockedEl segundo Doctor tenía un carácter de payasete, era una especie de mendigo espacial. Se han perdido muchos de los episodios de esta etapa, aunque el año pasado se descubrieron en Nigeria algunos episodios perdidos. Fue el primero en enfrentarse a la Gran Inteligencia y a los Cybermen. He elegido el diseño antiguo de esos hombres de hojalata porque no importa cuánto intenten rediseñarlos, nunca dejarán de parecer ridículos. Ese es el encanto de los enemigos clásicos del Doctor.

993505_496167530502761_1333747111_n

3. Tercer Doctor: Jon Pertwee (1970-1974)

third-doctor-unlockedMenudas ropitas llevaba el tercer Doctor. Una capa, una chaqueta de terciopelo colorida, unas chorreras… el pobre parecía un Drácula del kitsch eduardiano; claro, el color había llegado a la serie y había que lucirlo. No me gusta demasiado esta etapa, el Doctor dejó aparcada la TARDIS para unirse a UNIT y convertirse en una especie de James Bond espacial, dejando de lado los viajes por el tiempo para limitarse casi por entero a problemas terrenales. En fin, lo he pintado dentro de la TARDIS clásica.

1524833_496825013770346_1358144756_n

4. Cuarto Doctor- Tom Baker (1974-1981)

fourth-doctor-unlockedTom Baker es el actor que ha encarnado durante más años al Doctor, si dejamos de lado el loable trabajo de Paul McGann en audio-dramas durante la sequía previa a la serie moderna. Está considerado el Doctor de Doctores, el rostro que inevitablemente va ligado a esta serie. Pero si hay algo mejor que el Cuarto Doctor, es el propio Tom Baker, un tipo tan excéntrico como cabría esperar por el personaje al que interpreta. Baker ha dicho en diversas ocasiones que no le costaba interpretar a su personaje porque se limitaba a interpretarse a si mismo. Sí, pero sin las palabrotas, la alcolemia y la costumbre de intentar ligarse a cualquier cosa que tenga dos piernas. Le he dibujado en la escena mítica de The Genesis of the Daleks. Me encantan los Daleks, son divertidos de dibujar.

1546310_497496343703213_208434881_n

Y eso es todo por hoy, chicos. La siguiente tendrá a los Doctores del cinco al ocho. A ver si me animo a hacerlo antes de que pasen tres meses más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: